Última actualización: 20.04.21

 

Las provincias de Zamora y Salamanca albergan el Parque Natural de Arribes del Duero. Que ofrece a los turistas impresionantes paisajes, que al tomarse el debido tiempo, les permiten asomarse por increíbles miradores, visitar cascadas caudalosas e incluso surcar en barco por las aguas embalsadas del río Duero.

 

Alcanzando más de 120 kilómetros de largo y encajonado entre grandes paredes rocosas de hasta 200 metros de altura, el río Duero fluye y se convierte en la frontera natural entre España y Portugal. De ahí que sus aguas y la zona territorial que conforma el parque se convierten en un espacio transfronterizo protegido. Cabe señalar, además, que esta zona compartida dispone de increíbles tesoros naturales, propios del turismo internacional.

 

Miradores que dejan sin palabras

Tanto en la orilla española como portuguesa encontrarás numerosos miradores, que precisamente son uno de los puntos claves del parque, ya que no solo te servirán de guía para la aventura, sino que, además, te permitirán contemplar cada lugar desde una posición prodigiosa.

Entre las cosas que ver en Salamanca destaca el Mirador el Picón de Felipe en Aldeadávila, que ofrece una vista espectacular del cañón del Duero y sus paredes verticales. De igual manera, en una zona cercana y al pie de la carretera está el Mirador del Fraile. El cual dispone de una plataforma con barandilla para disfrutar del panorama y observar la presa de Aldeadávila.

Otros lugares que también son aptos para observar la naturaleza de este territorio son los miradores de Mieza, que, aunque menos conocidos, igualmente ofrecen una vista espectacular; tal como el mirador de la Code, el Colagón del tío Paco y el mirador de la Peña del Águila.

Por otra parte, a una corta distancia de Salamanca a Zamora podrás apreciar otros miradores de esta última provincia, como el Mirador del Meandro, a través del cual se aprecia la icónica curva que aquí hace el Duero o el Mirador de las Escaleras, al que puedes acceder desde Fermoselle. Pueblo histórico que por su geografía es considerado uno de los balcones del Duero. Posición por la que cuenta con inigualables vistas, incluso desde su icónico castillo.

Ahora bien, si te encuentras al otro lado de la frontera, podrías aprovechar y visitar el Mirador Salto de Castro en Portugal, donde a primera vista se aprecia la presa de Castro y el río fluyendo. Asimismo, dentro de este territorio está el Mirador de São Joao das Arribas, Mirador de Picote y algunos otros en Miranda do Douro.

Navegar el Duero

Otra forma para aprovechar el tiempo y contemplar la belleza de este paisaje natural es tomar un crucero por Arribes del Duero. Son muchas las agencias que les ofrecen a los turistas la oportunidad de surcar estas aguas internacionales. Estos ofrecen recorridos con diferente duración; por tanto, la elección dependerá de tu disposición económica y tiempo.

Lo importante es realizar el viaje dentro de la embarcación, escuchar las explicaciones detalladas del guía y, sobre todo, entrar en el interior del cañón para apreciar la altura de las paredes montañosas y lo angosto del cauce, sin contar los árboles singulares y la posible fauna que allí hace vida, e incluso una que otra cascada que hace del viaje una experiencia única.

 

Cascadas alucinantes

Busca esa bota de trekking perdida y alista la demás vestimenta para que visites las hermosas cascadas que este parque natural ofrece. Si lo deseas, puedes iniciar por las rutas de senderismo en Salamanca, las cuales te acercarán a una de las cascadas más famosas de España, el Pozo de los Humos. Esta espectacular caída de agua alcanza gran belleza en primavera al transformarse en una nube de vapor.

En tal sentido, para llegar hasta el Pozo de los Humos en Salamanca hay dos alternativas: una desde Masueco, donde se encuentra una ruta de senderismo corta, que entre pasarelas y miradores suspendidos conduce a este destino. La segunda es desde Pereña de la Ribera, la cual ofrece una visión completa de los 50 metros de caída libre del agua.

Pero, si deseas comenzar por Zamora, esta provincia te ofrece la cascada de Abelón formada por las aguas del Regato de la Cunca, que se precipitan por las paredes del arribe justo sobre el Río Duero. La cascada de las Pilas también es otra caída de agua que se forma en los Arribes del Duero en Zamora, pero a diferencia de la anterior, parte del cauce del arroyo de los Molinos y es una sucesión de saltos de agua que forma pozas de aguas cristalinas con tonalidades verdes.

Ahora bien, en Portugal encontrarás otras alternativas turísticas, como Faia da Água Alta cuyo camino es de corta duración, pero cuenta con algunos desniveles durante el camino. Si deseas explorar los saltos en su máximo esplendor, la mejor época para visitar los arribes del Duero es en primavera u otoño, justo después de algunas precipitaciones.

Pueblos de Arribes del Duero

Si algo tienen en común los pueblos bonitos de Arribes del Duero es la arquitectura tradicional basada en piedra. En Zamora se encuentra Fermoselle un pueblo con calles estrechas y empinadas. Asimismo, en su interior guarda plazas y templos religiosos que reavivan la historia, un claro ejemplo es la iglesia Nuestra Señora de la Asunción o el Convento de San Francisco.

Otra pequeña localidad que no se podría dejar a un lado es Aldeadávila ubicada en Salamanca. A simple vista se observa la torre de la iglesia de San Salvador, las fachadas de sus casas y del Palacio del Marqués de Caballero; sin contar los miradores ya mencionados, donde se rodaron escenas de la película ‘Terminator’. Si se cruza la frontera, la ciudad de Miranda do Douro dispone de una catedral, ruinas del palacio episcopal, un Museo de la Tierra de Miranda y los restos del Castillo a la disponibilidad de los turistas.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments