Última actualización: 17.10.21

 

Los Cinque Terre de Italia son unas de las regiones más pintorescas y mágicas de todo el Mediterráneo. Se llaman así porque son 5 los pueblos costeros que se encuentran en este tramo de la costa de Liguria. Están localizados entre las ciudades de Génova y La Spezia, por lo que se trata de una zona relativamente pequeña.

 

En orden de oeste a este, las cinco tierras o los pueblos que conforman los Cinque Terre son Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore. Para visitarlos, es recomendable viajar en transporte público, como barco o tren, ya que moverse en coche puede resultar incómodo y complicado, sobre todo en las temporadas altas. Sin embargo, todas las opciones son posibles, por lo que si deseas saber cómo visitar Cinque Terre, debes conocer algunas rutas a través de diferentes medios de transporte.

 

Cinque Terre en tren: Un recorrido rápido

El tren es considerado por muchos como el medio más cómodo, barato y rápido para visitar los Cinque Terre, ya que cada pueblo cuenta con estaciones convenientes de la línea de tren de La Spezia. En este sentido, durante todo el año suele circular un tren por las estaciones cada media hora. En cuanto a las distancias y los tiempos de viaje, entre Monterosso y Riomaggiore la ruta en tren dura tan solo 14 minutos, por lo que ciertamente es el medio de transporte más veloz.

 

Cinque Terre en barco: Una opción romántica

Una buena alternativa para llegar a Cinque Terre es en barco, ya que esto te permite disfrutar de una vista mágica cuando el barco se acerca a los pueblos y estos brillan a la distancia por los colores de las casas y la densa vegetación. De igual forma, el viaje a través del mar suele ser bastante agradable para los turistas. Además, el servicio de barcos está disponible de abril a noviembre, que es un período en el que hace buen tiempo en Cinque Terre.

Cinque Terre en coche

Visitar Cinque Terre en coche es una buena alternativa para llevar cómodamente tus bolsas de viaje. Además, en la carretera puedes disfrutar de un atractivo paisaje lleno de vegetación y hacer varias paradas.

Para comenzar el viaje en coche, debes dirigirte a la carretera costera de Cinque Terre, que conecta Génova y La Spezia. De esta forma, es posible llegar fácilmente a los pueblos de Manarola y Riomaggiore. Sin embargo, el camino es estrecho y rústico hacia Corniglia y Vernazza, razón por la que muchos turistas deciden no visitar estos pueblos. En cualquier caso, el verdadero problema al viajar en coche a Cinque Terre es encontrar un lugar para aparcar, ya que los pueblos no ofrecen la infraestructura suficiente para aparcar una gran cantidad de vehículos, lo que podría ser un gran inconveniente.

 

¿Cuáles son los 5 pueblos que conforman Cinque Terre?

Estos pintorescos pueblos de Italia están en la cima de una rocosa montaña con vista al mar y se caracterizan por las aglomeraciones de casas de todos los colores que han sido construidas verticalmente, de modo que tienen formas de torres. A pesar de estar bastante cerca, estas comunidades a lo largo de los años han desarrollado sus propias tradiciones y culturas. Por lo tanto, es recomendable conocer por separado cada uno de los pueblos de Cinque Terre.

  1. Monterosso

Monterosso es el pueblo que se encuentra más al oeste y muchos consideran que es el más accesible de los cinco. En este sentido, es posible llegar en coche y cuenta con una gran variedad de alojamientos para pasar la noche, así como bares y restaurantes para comer y relajarse. 

Por otro lado, aunque Cinque Terre y sus playas tienen un tamaño reducido, esto no le quita atractivo a sus paisajes, por lo que entre los lugares más destacados podemos encontrar Fegina de Monterosso, una franja de arena considerada por la revista Forbes como unas de las 25 playas más sexys de todo el mundo.

  1. Vernazza

Este quizás es uno de los pueblos bonitos de Italia más famosos, ya que constantemente es visitado por fotógrafos de todo el mundo que desean capturar su impresionante vegetación y arquitectura. A menudo, es utilizado como el pueblo símbolo de toda la región de Cinqueterre. Asimismo, la vida en Vernazza prospera principalmente cerca del puerto, por lo que sus casas típicas y coloridas en forma de torres pueden verse con facilidad a varios kilómetros de distancia en mar abierto.

  1. Corniglia

La ruta de los Cinque Terre tiene como centro el pueblo de Corniglia, un lugar escondido que no brinda acceso directo hacia el mar, debido a que se encuentra sobre una roca que está aproximadamente a 100 metros sobre el nivel del mar. Por lo tanto, muchos suelen conocerlo como el Balcón de las Cinque Terre.

Si buscas un pueblo de Cinque Terre con turismo en bajo nivel, entonces Corniglia puede ser la mejor opción, ya que es el menos visitado de los cinco y, sin embargo, debido a su altura ofrece una de las vistas más impresionantes de toda la zona.

  1. Manarola

Se trata del pueblo más pequeño de Cinque Terre, pero a pesar de su tamaño, es uno de los más visitados de toda la región, ya que cuenta con atractivas y coloridas calles que lo convierten en un lugar soñado para los turistas. Además, destaca por su producción de aceite y vino. Asimismo, los lugareños de este pueblo tienen una antigua tradición de Navidad que consiste en montar un belén gigante que ilumina la parte trasera de la colina.

  1. Riomaggiore

Es el último pueblo para visitar en Cinque Terre y está lleno de restaurantes y cafés que lo hacen un lugar apropiado para relajarse. Además, en este lugar se encuentra el Castillo de Riomaggiore, que fue construido en el año 1260, así como la iglesia de Saint-Jean Baptiste que data del siglo XIV. Por lo tanto, Riomaggiore ofrece diferentes opciones para quienes se preguntan qué ver en Cinque Terre.

Para finalizar, podemos decir que es muy difícil nombrar a uno de los pueblos de Cinque Terre sin pensar en todos los demás, pero es importante destacar que cada uno ofrece una historia propia con peculiaridades y secretos. En este sentido, juntos conforman uno de los centros turísticos de Italia más populares. De hecho, fueron catalogados como Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1997.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS