Explora Lagos, Portugal

Última actualización: 25.06.24

 

Lagos es una de las ciudades de Portugal más visitadas por los turistas que acuden al país vecino. Esto se debe a que en ella se encuentran algunas de las mejores playas lusas, lugares asombrosos en los que se une el mar y la tradición, gracias a un casco histórico de sabor medieval y una vida nocturna muy animada.

 

Si estás pensando qué ver en Portugal, Lagos es una de las ciudades más bonitas que puedes visitar. Si te gustan los lugares en los que se mezcla la historia con la modernidad y que además están regados por el mar, no te lo pienses más, coge tus bolsas de viaje (puedes encontrar en este enlace unas opciones de compra) y no te pierdas todo lo que esta pequeña ciudad del sur de Portugal tiene para ti.

Lagos es una de las localidades con mayor atractivo para el turismo en Portugal y donde acuden aquellos viajeros que se preguntan qué ver en Algarve. Se trata de una ciudad de rica herencia pesquera, con una línea costera famosa en todo el mundo por sus asombrosos acantilados.

Lagos es una ciudad histórica de calles empedradas y monumentos históricos, que se mezclan con restaurantes modernos y una vida nocturna muy ajetreada, combinando a la perfección el Portugal tradicional, con las instalaciones turísticas más modernas.

Qué ver en Lagos

Para los que se preguntan cuántos habitantes tiene Portugal, el país cuenta con 10,28 millones, mientras que Lagos cuenta con una población de 31.000 habitantes. En este sentido, es una localidad pequeña y con encanto, que cuenta con una historia muy dilatada, por lo que ofrece una serie de monumentos históricos que visitar.

Entre ellos, destaca la muralla árabe, la fortaleza del siglo XVII, las recargadas iglesias barrocas que se reparten por el casco histórico de la ciudad, así como el estuario del puerto, que se abre para abrazar el “puerto viejo” y el nuevo, repleto de instalaciones deportivas.

Entre las iglesias de la ciudad destaca la de San Antonio, que corona la plaza de “El Mercado Dos Escravos”, donde los esclavistas del siglo XVI vendían a esclavos del sur de África.

En la ciudad también destaca la Fortaleza de Bandeira del siglo XVII, así como las estrechas callejas del casco histórico, llenas de casitas tradicionales de pescadores, de colores brillantes que miran al puerto viejo. 

 

¿Qué hacer en Lagos?

Lagos tienen una gran variedad de actividades para toda la familia. Para los que viajan con niños, la ciudad cuenta con un pequeño zoo, con felinos, una isla con monos, aves y una pequeña granja de mascotas para los más pequeños. El precio de la entrada es de 16 euros para adultos y 12 para niños.

Si prefieres las actividades junto al mar, desde el puerto recreativo puedes encontrar rutas marinas que incluyen recorridos por la costa, avistamiento de delfines y hasta expediciones en alta mar. Para los aficionados a los deportes extremos, el puerto deportivo cuenta con servicios de alquiler de lanchas motoras, barcos o jet-ski.

Una de las rutas favoritas de los turistas es que recorre el Cabo de San Vicente hasta Sagres. Esta es una zona muy agreste, donde el mar rompe con fuerza contra la tierra, creando inmensas olas que se alzan hasta lo más alto de los acantilados. Una vez en Sagres, el pueblo cuenta con actividades al aire libre como surf, senderismo, escalada o ciclismo.

Finalmente, para los gourmets que se preguntan dónde comer en Lagos, Portugal, la ciudad cuenta con una gran oferta hostelera. Desde el famoso Real Portuguese Cuisine, hasta la Gelícia, una de las heladerías favoritas de los portugueses y turistas. Aunque si te gusta el marisco y la cocina marinera de la ciudad, tendrás que reservar mesa en Galeao o la Casinha Do Petisco.

¿Qué hacer en el Algarve?

La zona de Lagos es el destino para los que buscan qué visitar en Portugal, ya que a pocos minutos de la ciudad, se encuentra el cabo de Ponta Da Piedade, un grupo de acantilados que han sido trabajados durante millones de años por los elementos, por lo que tienen unas formas extravagantes y asombrosas, formando arcos y cúpulas sobre las playas. 

Estas formaciones naturales de roca arenisca amarilla y naranja, destacan vivamente contra el color azul y verde del océano. Ponta Da Piedade dispone de una serie de rutas y senderos naturales para ascender y visitar cada una de estas formaciones. Si prefieres verlas desde el mar, puedes tomar una de las muchas embarcaciones que parten desde el puerto de Lagos y recorren la costa.

Además de los acantilados de Ponta Da Piedade, la costa del Algarve Occidental cuenta con una serie de playas que suelen atraer a los turistas. La más grande de ellas es Meia Praia, con más de 4 km de arena dorada y de aguas cristalinas. Meia Praia es la mejor opción para las familias o para aquellos que buscan relajarse al sol. 

Más recónditas y atravesadas por los acantilados, se encuentran también las pintorescas playas de Dona Ana y Camilo. Esta zona está llena de calas escondidas, como la Praia de Porto de Mós, que es la más popular entre los surfistas que viajan a Portugal.

Si te gustan los deportes de tierra, también puedes alquilar una bicicleta en Lagos y recorrer la zona. En este sentido, podrás disfrutar de carreteras muy tranquilas que recorren la línea costera, además, si te adentras hacia el interior, descubrirás muchas aldeas pequeñas y bonitas. Las mejores rutas de bicicleta de Lagos son la que lleva hasta Praia da Luz, de 8 km de largo, y la que va hasta Burgau, una pequeña aldea del interior y que tiene de extensión 11km.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS