8 piscinas naturales cerca de Madrid

Última actualización: 02.03.24

 

Debido a su cercanía con la sierra, la ciudad de Madrid está a pocos minutos de coche de muchas zonas naturales. En ellas es posible encontrar ríos, pozas, pantanos y piscinas naturales en las que bañarse, cuando el calor sofocante de la ciudad resulta insoportable. Para los que buscan un lugar fresco donde pasar el día, estas son algunas de las mejores piscinas naturales cerca de la capital.

 

La Sierra de Madrid o Sierra Norte es uno de los parajes más bonitos de España. Es un patrimonio cultural con una gran riqueza para el medioambiente, donde es posible encontrar de todo: bosques, montañas, cascadas, ríos, lagunas y pozas. Lugares que parecen sacados de cuentos de hadas y que nos ofrecen un espacio verde y vivo en el que relajarnos, lejos del agobio de la ciudad.

Esta zona está llena de hoteles y establecimientos de turismo rural donde alojarse para pasar un bonito fin de semana. Sin embargo, si no tienes ganas de hacer tu bolsa de viaje, es posible ir y venir de la Sierra en un solo día. En este sentido, podrás encontrar muchas piscinas naturales y pantanos cerca de Madrid, como los que te detallamos a continuación.

  1. Las Presillas, Rascafría

Si buscas piscinas naturales en Rascafría, esta zona de baño se encuentra a menos de una hora y media de Madrid. Se trata de un conjunto de presas, de las que recibe su nombre, que retienen el curso de las aguas del río Lozoya, formando una serie de escalones, que forman tres piscinas naturales. 

Esta es una de las zonas más bonitas de baño, ya que cada escalón forma una cascada, que los bañistas utilizan como masaje acuático. Además, la última de las pozas cuenta con una isla central, a la que puedes llegar nadando.

Alrededor de estos pequeños embalses de Madrid, encontrarás amplias zonas de césped natural para dejar tu toalla, chiringuitos y kioscos en los que tomar algo y aseos públicos. La entrada es gratuita, pero el parking vale 5 euros. 

  1. Las Berceas, Cercedilla

A poco más de una hora de Madrid, encontrarás las piscinas naturales de Cercedilla, arropadas por un gran pinar silvestre. Encajada en el Valle de Fuenfría, alrededor de esta piscina natural encontrarás 30 hectáreas de terreno verde con merenderos, vestuarios, bar, duchas y hasta una enfermería. 

La entrada cuesta 6 euros entre semana y 7 los sábados y domingos. Como el aparcamiento suele estar lleno, el ayuntamiento de Cercedilla ha habilitado una línea de autobuses gratuitos desde el pueblo a la zona de baño.

  1. Pantano de San Juan, San Martín de Valdeiglesias

Esta es una de las zonas de baño con más tradición de la Sierra de Madrid y la primera en conseguir una “bandera azul” de la Comunidad. Es un lugar muy interesante, ya que se trata de un embalse artificial y, cuando bajan las aguas, en el centro del mismo asoma la aguja del campanario de la ermita de la Virgen Nueva.

Esta zona suele estar muy masificada, pero cuenta con diversas zonas de baño, por lo que puedes ir buscando la que esté más libre. El Pantano de San Juan dispone de todos los servicios y es el lugar en el que arranca el camino para subir al Mirador del Conde de Miranda.

  1. Playa de Estremera

Estremera es el pueblo más oriental de la Comunidad de Madrid, donde se encuentra un área recreativa a orillas del Tajo. Esta zona dispone de todos los servicios como merenderos, quioscos y zonas recreativas para niños. También cuenta con un servicio de rutas en kayak.

  1. Pantano de Buendía, Guadalajara

Cerca del pueblo de Buendía, a una hora y media de Madrid, encontrarás las piscinas naturales de Guadalajara. Esta zona de baño se halla rodeada de frondosos pinares y ofrece un espacio perfecto para los amantes de las autocaravanas, así como para los pescadores que suelen acudir aquí.

Su principal característica es la “Ruta de las Caras”, un camino en el que encontrarás veinte rostros tallados en la roca. También dispones de servicios como merenderos, bares y restaurantes. 

  1. Charca de la Nieta, Piedralaves, Ávila

Siguiendo la M-501, llamada la carretera de los pantanos, que atraviesa todas las piscinas naturales de Navaluenga, a una hora y media de Madrid encontrarás el pueblo avilés de Piedralaves.

Al llegar, tendrás que seguir las instrucciones que encontrarás por dentro del pueblo, hasta llegar a la zona de aparcamiento. En esta poza natural dispones de gradas para dejar la toalla, un chiringuito donde comprar comida y bebida. El principal atractivo de la zona es una enorme roca desde la que la gente suele saltar al agua.

  1. Boca del asno, Valsaín, Segovia

Siguiendo la Sierra de Guadarrama, hacia Segovia, encontrarás esta piscina natural creada por un meandro del río Eresma, en mitad de los Montes de Valsaín. Se trata de una Reserva de la Biosfera desde 2013 y se accede a ella desde el Puerto de Navacerrada.

Boca del asno cuenta con servicios como merenderos, aseos, chiringuitos y hasta un centro de interpretación. 

  1. Chorro de Valdesotos, Guadalajara

El Chorro de Valdesotos es una poza natural de poca profundidad, situada en la población del mismo nombre, a poco más de hora y media de Madrid. Rodeada de altas paredes de roca, su nombre proviene de la impresionante cascada que rellena el agua de las pozas.

No se puede acceder a esta zona con coche, ni se puede aparcar dentro de Valdesoto, por lo que el ayuntamiento ha dispuesto una zona de aparcamiento fuera del pueblo. Desde allí, hay un camino de 2 km para acceder a la poza.

Si te gustan estos parajes naturales en los que darte un chapuzón en verano, recuerda que estas son solo algunas de las piscinas naturales de la Sierra de Madrid. Hay muchas más, a pocos minutos de la capital, como las piscinas naturales de Toledo o las de La Mancha.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS