Última actualización: 25.10.20

 

El día a día en la ciudad puede llegar a ser agobiante debido a la contaminación sonora y ambiental, por lo que planificar una salida de campamento puede llegar a ser una buena idea. Además, este tipo de actividades te ayudarán a despejar la mente, ejercitarte y divertirte con familiares y amigos.

 

Si ya has decidido ir de campamento, entonces te interesará saber que no lo puedes hacer con las manos vacías. Existen ciertos implementos de sobrevivencia para dichos días, que te ayudarán a mantenerte cómodo y seguro, aunque estés lejos de casa. 

Por ello, no puedes llevar a cabo esta aventura a la ligera. Es necesario que previamente realices una planificación del número de días que durará el campamento, lo que te permitirá calcular la cantidad de provisiones a llevar. Asimismo, están los artículos de limpieza personal, primeros auxilios y accesorios para instalar en tu campamento.

 

Pasos para planificar tu salida de campamento

Salir de campamento requiere una cierta planificación para que nuestra estadía fuera de casa sea todo un éxito. Por esta razón, es importante que te documentes acerca del tema con personas profesionales, ya sea un campista que conozcas o a través de las plataformas especializadas en este tipo de actividades al aire libre.

Lo importante es que, al estar en el campo o la montaña, dispongas de todo lo necesario para que no tengas ninguna limitación y puedas disfrutar tranquilamente de la flora, la fauna y la compañía del grupo de personas que está contigo. Por nuestra parte, hemos preparado una pequeña recopilación de pasos a tener en cuenta para llevar a cabo tu salida camping, que esperamos sean de gran utilidad.

 

1. Selecciona el lugar

La mayoría de las ciudades poseen áreas verdes para que sus habitantes puedan visitar y acampar. Claro está, para la preservación de estos pulmones vegetales existe una serie de reglamentos e incluso el requerimiento de permisos impuestos por los institutos ambientales de la región. 

En este sentido, lo ideal es que revises cuáles son las zonas designadas para llevar a cabo este tipo de actividades de turismo de aventura. Para ello, puedes visitar una guía turística de tu país o una web oficial de los parques nacionales en conservación, que básicamente son los que poseen mayores restricciones. Así, podrás evitar inconvenientes y el pago de alguna multa por acampar en áreas prohibidas.

2. Realiza una lista con todo lo que necesitas

La idea de salir de campamento es desconectarse de todo lo que implica vivir en la ciudad, lo que te permitirá adquirir una sincronía directa con la naturaleza y así poder relajarte. Sin embargo, no podremos sobrevivir en la intemperie si no tenemos a mano algunos implementos básicos. Por ello, lo más recomendable, antes de comenzar a empacar, es precisar los días que estarás fuera y el número de personas que asistirá. Asimismo, realiza una lista, enumerando los accesorios, alimentos, herramientas y medicamentos necesarios. De esta manera, llevarás sólo lo esencial. Recuerda que el peso de la mochila podría causarte limitaciones al momento de desplazarte hacia el lugar.

 

3. Selecciona la mochila adecuada

Es importante que tomes en consideración que no cualquier mochila es adecuada para ir de camping, por lo que deberás ser cuidadoso en su selección. Necesitarás que posea ciertas características de sujeción, que le permitan acoplarse a tu cuerpo de forma cómoda y segura. 

Asimismo, el volumen de contención, compartimentos y bolsillos exteriores son importantes, ya que de ellos dependerá la cantidad de objetos que podamos llevar con nosotros y la correcta distribución para tener lo necesario siempre a mano.

El tema de la impermeabilidad no se puede dejar de lado. Recuerda que estarás a la intemperie y puede suscitarse una lluvia inesperada o alguno de tus compañeros podría derramar accidentalmente líquido sobre tu mochila. Por ello, lo mejor es que el tejido de confección sea de poliéster o nylon, con tratamiento impermeable. Adicionalmente, podrías llevar una funda de protección.

 

4. Guarda los elementos personales en tu mochila

Al tener tu mochila, se recomienda comenzar a almacenar en ella los elementos personales. Es importante que lleves contigo una serie de artículos que te permitan mantener la higiene corporal y bucal. Tal es el caso de un cepillo de dientes, dentífrico, jabón, desodorante, champú y papel higiénico. Asimismo, necesitarás un repelente para los mosquitos, bloqueador solar y un buen hidratante para toda tu piel.

Por otra parte, tenemos la vestimenta que utilizarás durante esos días. Trata en lo posible que sean prendas cómodas, pero que ofrezcan un buen nivel de resistencia. Puedes optar por pantalones con bolsillos de parches, para que tengas a mano algunos objetos pequeños, así como también licras deportivas transpirables y con protección térmica. Además, incorpora unas cuantas camisetas, calcetines, ropa interior, un chubasquero, toalla y traje de baño.

No puedes olvidar llevar unas gafas de sol, una gorra y tu par de botas trekking, que te proporcionarán un buen agarre en cualquier superficie y la protección necesaria en caso de impactar contra una roca o rama.

5. Incorpora los accesorios de uso compartido

Cuando hablamos de accesorios hacemos referencia a artículos como las ollas para la preparación de los alimentos, algunos utensilios de cocina básicos, una hornilla de gas y un encendedor. De igual manera, necesitaremos una tienda de campaña, colchón hinchable o bolsa de dormir, según sea tu gusto.

No podemos dejar por fuera la incorporación de una mesa de camping, que nos será de gran ayuda si planeamos estar fuera varios días. Existen muchos modelos económicos, considerados como la mejor mesa de camping de relación calidad precio (verifica en este enlace algunas opciones de compra), de modo que solo debes revisar cuál se adapta a tus intereses. Asimismo, deberás incorporar a la mochila algunas herramientas, una navaja, una brújula y un mapa del sitio.

 

6. Incluye un botiquín de primeros auxilios

Debido a que no sabemos lo que pueda pasar en el camino, lo ideal es llevar con nosotros un botiquín de primeros auxilios con algunos analgésicos, alcohol, yodo, gasas, crema para las quemaduras, un termómetro, tijera y parches.

 

7. Agrega los alimentos 

Con respecto a los alimentos, los productos enlatados son más prácticos de transportar y lo mejor es que no requieren refrigeración. Además, puedes llevar algunos vegetales o frutas, jugos, agua, huevos y bocadillos dulces.

Estos son apenas consejos generales que se aplican a cualquier iniciativa de camping que decidas emprender, pero ten presente que, dependiendo de las condiciones geográficas del lugar que pretendas visitar, deberás incluir otros objetos y ocuparte de otras tareas, como la contratación de un guía o una preparación física previa.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments