Última actualización: 11.05.21

 

Cuando se trata de saber qué ver en Costa Rica, Puerto Viejo es uno de esos lugares que nunca deben faltar. Un referente situado entre lo mejor de Costa Rica, tanto por su entorno como por su ambiente reggae.

 

Visitar Costa Rica siempre es un placer. Una región muy conocida y que, más allá de lo habitual, cuenta con espacios diferentes y muy atractivos. Entre ellos, se encuentra la zona de Puerto Viejo. Esta se ubica en la provincia del Limón, haciendo frontera con Panamá. Algo que le añade un toque diferente a la región, por la particular fusión entre las culturas de ambos países. Si estás organizando tu viaje y no sabes qué hacer en Costa Rica, te contamos todo lo que debes saber sobre este hermoso lugar, para que tú solo te preocupes de preparar tu bolsa de viaje.

 

Cómo llegar a Puerto Viejo

Tanto si estás en Panamá como si estás pasando tus vacaciones en Costa Rica, llegar a Puerto Viejo es fácil. Son varias las líneas de autobús que se mueven por la zona, operadas por la empresa MEPE. Estas parten de diferentes zonas del entorno y tienen un coste ajustado, así que llegar al Puerto es tan fácil como económico. También es posible recurrir a un coche de alquiler, si lo prefieres, aunque lo que más se mueve por allí son las bicicletas.

 

Los atractivos de Puerto Viejo

El puerto viejo de Talamanca, en Costa Rica, es una zona que ha mantenido su sabor tradicional con el paso del tiempo. Algo que le ha servido para convertirse en un entorno con un planteamiento propio y diferente, que no se ha corrompido con el paso del tiempo. Por tanto, cuenta con un aspecto único, que se une a un entorno cargado de lugares interesantes.

Las playas de Puerto Viejo

Como zona costera, uno de los aspectos más atractivos de Puerto Viejo son sus playas. La primera de ellas es Playa Cocles, que cuenta con un oleaje constante y una habitual presencia de corrientes. Una mezcla que convierte a esta zona en la favorita de los amantes del surf y de quienes no quieren perderse una ola. 

Por su parte, Playa Negra es una zona más relajada, en cuanto a las aguas. Su arena de color negro es muy atractiva y sirve como contraste a la arena blanca de Playa Cocles. Como alternativa, también puedes visitar Punta Uva. Esta playa es algo más tranquila, dado que está alejada de la zona principal de la isla. Además, sus aguas son también tranquilas, así que es una playa idónea para relajarse.

 

El parque nacional de Cahuita

Este parque es otro de los atractivos de esta zona de Costa Rica. Cuenta con una extensión de nada menos que 55.000 hectáreas, disponiendo en su interior de una gran variedad de ecosistemas terrestres, pero también marinos. Este parque es de libre acceso, aunque se pide una pequeña donación para su mantenimiento. Y lo cierto es que, viendo lo cuidado que está, hacen un excelente trabajo.

Entre los aspectos más destacados del parque encontramos el mayor arrecife de coral del país, una amplia variedad de especies marinas y terrestres y un sendero de unos 8 kilómetros, donde se unen zonas de playa con caminos de arena, que se adentran en la profundidad del bosque. Además, podrás caminar sobre un manglar a través de su pasarela de madera. Un espacio ideal para los amantes de la naturaleza.

 

La reserva de Kekoldi

Esta reserva natural es el hogar de la tribu índica de los Bribri. Este es uno de los pueblos ancestrales que han residido en la región y que, hoy día, enseñan su cultura y su forma de vida a los visitantes. Esta reserva cuenta con una población de unas 200 personas y se ubica en el Cantón de Talamanca, sobre un corredor biológico de nada menos que 36.000 hectáreas. Otra opción interesante tanto para conocer un agradable entorno natural como para ver el modo de vida de los antiguos habitantes de la región.

La finca de Chocoart

Cambiamos por completo de planteamiento con una actividad idónea para los que adoran el chocolate. Esta finca cuenta con diferentes cultivos de este particular fruto, ofreciendo a los visitantes la posibilidad de conocer todo el proceso de cuidado de los árboles de cacao, el procesamiento de las semillas y la elaboración de todo tipo de productos con chocolate. La visita incluye la degustación de diferentes bebidas y postres fabricados con la materia prima extraída de la finca.

 

El ambiente en Puerto Viejo

Para completar este análisis, es momento de hablar del ambiente que Puerto ofrece a los viajeros. Como venimos comentando, esta ciudad cuenta con un aspecto muy colorido y una amplia presencia de culturas, unidas por elementos como el surf o el reggae. Algo que se percibe en las fiestas del Puerto Viejo, donde la diversión siempre está garantizada.

En este ambiente también son habituales otros aspectos tradicionales, tales como la presencia de coches antiguos, muchas bicicletas y una arquitectura dominada por pequeñas viviendas. Algo que también afecta a los alojamientos disponibles en la zona. Y es que, frente a otras zonas más masificadas en términos turísticos, a la hora de alojarte en esta región es habitual encontrar pequeños hoteles, hostels y otros alojamiento sencillos, alejados de los grandes resorts habituales en el Caribe. No obstante, estos alojamientos cuentan con todo lo que necesites durante tu estancia, así que no echarás de menos ningún servicio básico.

Tampoco echarás en falta todo tipo de restaurantes, con una cocina propia de la zona, tiendas y diversas empresas que ofrecen rutas, eventos y actividades deportivas y culturales. Muy adecuado para completar tu visita a esta región.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments