Última actualización: 11.05.21

 

Con una distancia de casi 20 km, la ruta de la Cola de Caballo desde Ordesa es una de las más impresionantes que discurre por los Pirineos españoles. Un sendero que recorre el valle de Ordesa y que invita a conocer La Cola de Caballo, una de las cascadas más bonitas de España.

 

La ruta de la Cola de Caballo de los Pirineos, que recorre las Gradas de Soaso, por el valle de Ordesa, es una de las más visitadas por los amantes del senderismo y el montañismo. No es una ruta circular (de ida y vuelta), con un total de 17,5 km que arranca en las praderas de Ordesa y termina en la cascada, que da nombre a la ruta, uno de los saltos de agua más bonitos de España y también de Europa.

Aunque la primera parte del recorrido, que atraviesa las Gradas de Soaso es bastante llana y sencilla, para la segunda, vas a necesitar calzarte una buenas botas de montaña, ya que la zona de la Cola de Caballo de Ordesa es escarpada y algo complicada.

La zona del parque nacional de Ordesa y las rutas, forman parte de uno de los paisajes más bonitos del Pirineo aragonés. De hecho, esta ruta de senderismo de Ordesa y todo el valle del mismo nombre, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

Este sendero nos lleva a recorrer el valle, que fue cincelado por la erosión de un antiguo glaciar. Por otra parte, también se la conoce como la ruta de las cascadas de Ordesa, ya que no solo visitarás la que le da nombre a la ruta, sino que también podrás contemplar varias más, como la de Arripas, las Gradas de Soaso, la de la Cueva y la cascada del Estrecho.

Conviene señalar que esta es una ruta muy conocida por los aficionados al senderismo, por lo que suele estar muy concurrida, sobre todo en los meses de verano.

Cómo llegar a la ruta de la Cola de Caballo y el Monte Perdido

Si vas en coche, podrás llegar por la Nacional N-206 desde Broto a Torla. Sigue las indicaciones y, cuando lo señale, toma la A-135 en dirección a Torla. Tras recorrer 1 km llegarás al Centro de Visitantes del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, donde podrás dejar el coche. 

En verano y Semana Santa, tendrás que dejar el coche y coger un autobús hasta la Pradera de Ordesa, donde inicia la ruta. Si el acceso a vehículos particulares está abierto, podrás conducir hasta la Pradera, donde encontrarás otra zona de aparcamiento y desde donde iniciamos la caminata.

 

La ruta de la Cola de Caballo

A buen ritmo, la ruta completa (ida y vuelta) se puede realizar en unas dos horas y tres cuartos. No se trata de un sendero extremadamente complicado, por lo que es asequible para aquellos que quieran llevarse a los niños o que no estén muy acostumbrados a este tipo de caminatas.

Toda la ruta está perfectamente señalizada, por lo que es muy complicado perderse. Además, como siempre suele haber gente haciéndola, podrás seguirlos si tienes algún problema para orientarte.

El valle, excavado en la roca por un antiguo glaciar ya desaparecido, te invita a descubrir un paisaje de montaña impresionante. Rodeado de bosques y con las imponentes montañas de los Pirineos al fondo. Al poco de arrancar la ruta, encontrarás el río Arazas y el puente que lo atraviesa. 

Al final del primer tramo, te toparás con las primeras cascadas de la ruta, que son la de Arripas, la Cueva y el Estrecho. Todas ellas cuentan con una zona de miradores desde donde poder hacer fotografías, así como varios rincones desde los que asomarte para verlas. En este sentido, las zonas de las cascadas están protegidas con vallas para evitar cualquier accidente.

Después de los primeros saltos de agua, nos adentraremos en un pequeño bosque típico del Pirineo. El camino que atraviesa este bosque de hayas es un poco más empinado que el inicial. Además, en algunos tramos es pedregoso, por lo que conviene contar con el calzado adecuado, para no resbalar y hacerse daño. Una vez superado este tramo de subida, encontrarás las Gradas de Soaso, un grupo de pequeñas cascadas enmarcadas en un paraje incomparable.

En la zona de las Gradas de Soaso no encontrarás ningún mirador, por lo que tendrás que ir con mucho cuidado si te asomas. Por otra parte, si sigues adelante encontrarás otra cascada y una poza en la que sí que hallarás un mirador, desde donde poder disfrutar de las cascadas.

Desde las Gradas, el camino se aligera y, tras otra pequeña subida, te encontrarás en el valle tallado por el glaciar. Aquí, en el Circo Glaciar de Soaso, podrás disfrutar de la naturaleza más primigenia y descansar un poco. A partir de aquí, la ruta es menos abrupta, ideal para tomar un descanso y comer algo, o simplemente sentarte y disfrutar del lugar.

Siguiendo la ruta, nos toparemos por fin con la cascada de La Cola de Caballo. Aquí también encontrarás una zona de servicio, donde podrás comer, sentarte y, sobre todo, disfrutar de una de las cascadas más bonitas de Europa. Los más aventureros pueden acercarse hasta el salto de agua utilizando las piedras del propio río, aunque hay que ir con cuidado, pues suelen estar resbaladizas. 

Desde aquí, ya no queda más que volver atrás y regresar por el camino que has recorrido para volver al inicio. La vuelta es más cómoda, ya que se realiza cuesta abajo. Si lo consigues, habrás disfrutado de una de las rutas en Ordesa más recorridas por los aficionados al senderismo.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments