Última actualización: 11.05.21

 

La ruta de Don Quijote sigue las andanzas del ingenioso hidalgo a lo largo y ancho de Castilla La Mancha. Entre extensos viñedos, pequeñas aldeas de casas blancas y los famosos molinos, esta ruta invita a seguir a uno de los personajes más reconocidos de la literatura española.

 

En 1605 se publicó la primera edición de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, de Don Miguel de Cervantes y Saavedra. Considerada como una de las mejores obras de caballería, se trata también de la novela más universal de la literatura española. En ella, su protagonista, un viejo hidalgo (un caballero) venido a menos, recorre Castilla La Mancha, y gran parte de España, viviendo grandes aventuras y desventuras.

Hoy en día, es posible calzarse las zapatillas de senderismo y seguir los pasos del viejo hidalgo. La Ruta de Don Quijote es la respuesta a la pregunta sobre qué ver en Castilla La Mancha. Esta ruta te invita a revivir las aventuras del caballero y de su fiel escudero a lo largo y ancho de la autonomía, disfrutando de los mismos paisajes y escenario que se muestran en la novela. 

 

La ruta del Quijote

“En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…” Así arranca la novela de Cervantes y también nuestra ruta, declarada Itinerario Cultural Europeo. También es la cuarta ruta más recorrida de España, por detrás de las Rutas Sefardíes, la del Al-Andalus y, la más conocida de todas, El Camino de Santiago.

La ruta del Quijote se creó en 2005, para celebrar los 400 años de la publicación del libro y a través de sus 2500 kms, nos invita a descubrir más de 140 pueblos, vías pecuarias y caminos históricos. Se trata de una de las principales rutas de senderismo de Castilla La Mancha, aunque también dispone de una alternativa para recorrerla en autocaravana. Además, para los más aventureros, también existe una ruta del Quijote en bicicleta.

La ruta recorre las cinco provincias de la autonomía y algunos municipios como Campo de Criptana, donde se encuentran los famosos molinos y también el museo de Sara Montiel, el Castillo de Peñas Negras o la famosa Cueva de Montesinos en la que se refugió el viejo Hidalgo.

¡No son molinos! Los itinerarios de la ruta del Quijote

El primer tramo arranca en Toledo, capital de Castilla La Mancha y Patrimonio de la Humanidad. Desde allí, seguimos las indicaciones del camino y recorremos las lagunas de Altillo y Longar, pasando por los molinos de Criptana que el caballero confundió con gigantes. Este primer tramo finaliza en El Toboso, donde vivía Dulcinea, el gran amor de El Quijote.

El segundo tramo da inicio en San Clemente y recorre algunas de las lagunas más grandes de España, entre las que destaca la de Ruidera. También visitaremos la cueva de Montesinos, donde Don Quijote sueña con Montesinos, una figura fantástica habitual en las novelas de caballería. Desde aquí, pasaremos por los viñedos de Villarrobledo, el castillo de Rochafrida y acabaremos en Villanueva de los Infantes.

Villanueva de los Infantes es, en realidad, ese lugar de La Mancha de cuyo nombre Cervantes no quiso acordarse. En este descanso es casi obligatorio disfrutar en profundidad del pueblo de Don Quijote visitando sus museos y monumentos.

Desde Villanueva, partiremos hacia la sierra y los límites de La Mancha, donde el viejo hidalgo descansó y meditó durante su aventura. En esta parte del viaje recorreremos algunos lugares de la novela como el Viso del Marqués, Manzanares y Valdepeñas, donde se hallan algunas de las más famosas bodegas españolas.

El cuarto tramo de la ruta nos lleva desde el Valle de Alcudia hasta el Campo de Calatrava. Aquí disfrutaremos de las aguas termales de Fuencaliente, así como de los bosques y dehesas manchegos. En esta parte del viaje podremos visitar los castillos de Salvatierra y Calatrava la Nueva.

La siguiente parte del viaje da inicio en Albacete y recorre la Sierra de Alcaraz, visitando Balazote, donde podrás ver la famosa “Bicha”, una estatua fenicia, y disfrutar de Robledo o la Bienservida. 

A continuación, desde La Roda atravesaremos las famosas llanuras manchegas, de camino a los Campos de Montiel, donde podrás descubrir su famosa artesanía de esparto en pueblos como Lezuza o El Bonillo.

Desde Campos de Montiel, continuaremos en dirección al corazón de La Mancha. Este tramo comienza visitando los molinos del Quijote en Campo de Criptana, donde también tendrás la oportunidad de visitar el Museo de Sara Montiel. Desde aquí, partiremos hacia La Solana, atravesando Argamasilla de Alba y Tomelloso.

En la siguiente parte de la ruta del Quijote seguiremos las orillas del río Jabalón, visitando los manantiales de Carrión de Calatrava y los espacios naturales de los parques de Alarcos y las Tablas de Daimiel. Finalmente, a través de las cañadas terminaremos esta etapa en Esquivias.

La novena parte del camino nos llevará a recorrer el norte de la provincia de Toledo, recorriendo la comarca de La Sagra y Esquivias, donde vivió el propio Cervantes. Desde aquí nos dirigiremos a Carranque, pasando por Illescas donde podrás disfrutar del arte de El Greco. Finalmente, al visitar este lugar, no te puedes perder el famoso parque arqueológico.

Llegamos, por fin, al último tramo de la ruta de El Quijote. Desde Carranque, recorreremos la Hoz del Río Dulce, uno de los parques naturales más impresionantes de España. Desde aquí continuaremos hacia Atienza, pasando por Sigüenza, la ciudad donde descansa El Doncel, un joven caballero fallecido y enterrado en una capilla de la catedral considerada como la mejor muestra del renacentismo español.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments