Última actualización: 25.01.21

 

Conocer ciertos factores como el terreno a explorar y el tipo de actividad a realizar es importante para disipar el gran desafío que puede surgir entre usar unas botas montañeras o zapatillas de trekking, ya que el calzado del excursionista es uno de los elementos más importante a la hora de emprender una aventura.

 

La práctica de deportes de aventura al aire libre como el senderismo, montañismo, excursionismo, entre otros, han tomado fuerza entre las personas que aman la adrenalina. Es por ello, que escoger el calzado de montaña adecuado es importante, ya que algunos montañeros prefieren utilizar zapatillas ligeras que las tradicionales botas robustas. Pero cada una tiene relevancia a la hora de tomar la decisión de por cuál inclinarse.

 

Elige el calzado de tu preferencia

Existen muchas clases de calzado para montaña, algunos más específicos que otros. Por ello, conocer la naturaleza de la actividad física a desarrollar  ayudará a elegir de manera correcta. Entonces, resulta valioso hacer la pregunta de qué conviene más ¿zapatillas de trekking o botas de montaña?

He allí el dilema, ya que se puede contar con la misma versión de botas como zapatillas con caña, sin caña, con sistema de transpiración, entre otras. Pero, lo trascendental es lograr satisfacer las necesidades de manera apropiada. A continuación te ofrecemos algunas características relevantes que te ayudarán a seleccionar el calzado de montaña:

Las zapatillas trekking, tienen un diseño anatómico y muy ligero que permite mayor libertad del tobillo y ganar mejor movilidad del pie, pero esto trae como consecuencia que algunos caminantes se sientan inseguros, porque pierden sujeción. Por ello, no son tan recomendadas para terrenos muy rocosos ni irregulares. Sin embargo, algunos fabricantes comercializan sus zapatillas tanto de caña baja como caña media sin perder su comodidad.

Es importante resaltar que el terreno más indicado para este tipo de calzado de montaña son los lisos y regulares, ya que son adecuadas para moverte con mayor facilidad en trayectos cortos y de poca duración. Además, resultan útiles para la transportación de escaso peso, debido que están fabricadas con suelas blandas pero resistentes y poseen mayor grado de transpirabilidad.

Por su parte las botas de montaña, son una buena opción si se busca pasar todo el día en sitios boscosos, donde las caminatas son extensas. Sin embargo, pueden llegar a incomodar por su rigidez y peso, por lo que son útiles para sitios pedregosos y subir tramos extremos, ya que brindan mayor seguridad y mejor agarre en el tobillo.

También, resultan ser el mejor aliado al encontrarse con temperaturas bajas y abundancia de humedad, ya que si se decide por emprender la aventura en épocas invernales aportarán el calor requerido. En este sentido, cuentan con una suela dura y rígida para soportar cualquier inclemencia de los cambios ambientales que se puedan presentar.

 

 

Enfócate en el terreno a recorrer

Antes de tomar la decisión de invertir, ya sea en unas botas de montaña o en unas zapatillas de trekking, lo recomendable siempre es valorar algunos aspectos a considerar como son, la dureza del suelo, si el terreno es irregular o regular, duración de la travesía, las condiciones climáticas, entre otras.

Aunque debido a algunas dificultades económicas que puedan tener los aventureros se hace difícil el contar con un calzado para cada tipo de terreno, ya que esto sería lo adecuado.

En todo caso, es preciso tener en cuenta que para seleccionar entre las botas de montaña o las zapatillas de trekking debes saber qué actividad vas a realizar. Sea cual sea el plan, debes tener presente la duración del recorrido, la estancia del viaje y las condiciones físicas de los excursionistas. Por ello, estos tipos de calzados se elaboran con suelas altamente resistentes para actividades en la montaña.

 

Tipos de pisadas y el calzado montañoso

A la hora de adquirir un calzado acorde a las actividades o deportes al aire libre, es conveniente evaluar la forma como el pie entra en contacto con el suelo, ya que existen tres tipos de pisada: supinadora, pronadora y neutra.

Una pisada supinadora es cuando se inclina el tobillo hacia la parte exterior del pie y una pronadora cuando se inclina el tobillo hacia el interior del pie. Si posees un peso ideal, no tienes problemas en tus tobillos y gozas de una pisada estable o neutra, de seguro no tendrás problemas en las expediciones que realices.

Cabe destacar que este molesto inconveniente que sufren algunas personas cuando deciden ir de paseo a la montaña termina resultando un dolor de cabeza, ya que es una de las causas de los esguinces y torceduras. Por ello, se recomienda usar botas de caña media o alta para poder estabilizar la pisada, cosa que las zapatillas de trekking no ofrecen, ya que el tobillo queda expuesto, lo cual limita el ritmo de caminata si tenemos algún dolor.

 

 

Alterna el uso del calzado

Una buena opción a la hora de emprender el recorrido trazado es que lleves contigo en tu mochila un par de zapatos extras. Si inicias en una ruta plana colócate las zapatillas de trekking para una mayor comodidad de movimientos y mejor transpiración, y al momento de tener que subir un tramo rocoso, simplemente con cambiar de calzado te darán más firmeza y seguridad para enfrentar esos caminos extremos.

Otra manera de alternar el uso del calzado es cuando llegas algún destino trazado y tienes los pies a reventar, el cambiar de zapatos para darle descanso a tus extremidades, es primordial para recuperarse después de un día agotador. Las zapatillas de trekking por su parte facilitan la relajación de los músculos y tendones, en el caso de llevar muchas horas con las botas de montañas puestas.

 

Durabilidad del calzado con el tiempo

Si estás buscando un calzado que perdure por mucho tiempo, sin duda alguna, las mejores botas de montaña están diseñadas para ese propósito. Debido a la durabilidad de los materiales y la resistencia de su suela, por lo tanto, tienden a durar más tiempo que las zapatillas de trekking.

En este orden de ideas,  podríamos concluir que estaría bien si unas zapatillas logran resistir la mitad de la vida útil de lo que duran las botas de montaña, sobre todo si visitas terrenos accidentados y rústicos.  Por ello, es es conveniente que utilices siempre el mejor calzado de montaña que se adapte a tus necesidades.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments